Nueva función de un circo sempiterno: bla bla bla (2014 y todo sigue igual)

Hoy me alegra estar lejos de mi Chile amado. Lejos de ese circo intolerante y condenatorio en el que todo “parece” estar bien porque como no, las instituciones funcionan y la economía es robusta y estable.

Leo que la mayoría comenta que la gente olvida, pero no es eso lo que pasa con Bachelet. Lo que pasa con la Gordis es que “el pueblo” se conecta con ella, les recuerda a su madre, abuela, hermana, vecina o tía, una mujer tiernucha y amable. Simple, que análisis ni bla bla bla. MB es persuasión y empatía, porque aunque me carga ella, por lo menos tiene verdadera visión social y, negligente o no, es distinta a la normal arrogancia a la que nos tiene acostumbrados el circo.

En concreto, acá el problema ni de cerca son los candidatos mismos. La histórica tragedia es una política dominada por cúpulas cerradas y rencorosas, pero cínicas, con participación manipulada y delimitada, con políticos vitalicios y autoritarios que deciden a diestra y siniestra. Otro simple, no hay mayor bla bla, todo o casi todo se reduce -al menos en política chilena- a que los que dirigen y toman las decisiones son herederos del poder, no son fiscalizados entre ellos, literalmente se reparten la torta como en un cumpleaños (por supuesto una fiesta exclusiva y discriminatoria) y mueven al país como un paquete de conveniencias por medio de intercambios.

Muchos suelen -y creen- que el argumento de tu voto cuenta y que “en consecuencia” (por cierto, un corolario rídiculo, incluso patético) votar es una OBLIGACION CIVICA y que sin voto no hay opinión. Una masa dirigida como una marioneta unificada que nada puede hacer ante las manos que las dirigen, que protestas ni que echu cuarto…pamplinas. Quieren cambios, NO VOTEN. 

Cuando pueda elegir a los ministros de la Corte Suprema, a los intendentes, cuando los municipios sean entidades ciudadanas y no políticas, cuando termine el binominal, cuando tengamos un SERNAC y un OMBUDSMAN ambas entidades con autoridad concreta, plebicitos para los grandes dilemas, formalidad justificada no excesiva y menos protocolo y burocracia…allí, en ese escenario el voto vale. En pocas palabras, en una real democracia y no en nuestro circo, aunque nos hayamos apropiado sin verguenza del nombre. 

Cada vez creo más que los chilenos no entendemos la política, sólo alentamos historias y fanatismos heredados como la religión o copiados como modas. Un circo que TODOS y no exclusivamente la “clase media” hacemos permanente, entregando una oportunidad tras otra a un sistema abusivo e hipócrita. 

Saludos a Chile, un brindis con sonrisa irónica pues ahora me siento un poco mejor.

Si te gustó este artículo, ¡compártelo! ¡Gracias!

3 thoughts on “Nueva función de un circo sempiterno: bla bla bla (2014 y todo sigue igual)”

  1. Pingback: post

  2. Pingback: sahabatqq

  3. Pingback: naga356