El presumir

Presumir, es un fenómeno emocional de la especie humana y es un acto milenario. Tiene que ver con el cortejo y suplir carencias. Por lo común, en los hombres es lo material y en las mujeres, el cuerpo. En lo personal, yo he salido en varias ocasiones con mujeres que se preocupan de lo que tengo o de mi apellido. Y hasta me han terminado porque ellas creen que me falta ambición material.

En la RAE contiene 2 definiciones:

La primera: “Considerar una cosa verdadera o real a partir de ciertos indicios o señales, sin tener certeza completa de ella”. Básicamente, asumir con anticipación por lo recibido.

La segunda: “Exhibir con orgullo una cualidad o algo que se tiene o se hace”. A esta acepción nos abocamos en esta oportunidad.

Cuando presumir se aplica una persona, puede referirse a quien presta mucha atención a su apariencia para mostrarse atractivo, sofisticado o elegante: “esta noche voy a presumir mi traje nuevo”, “no soporto a las mujeres que todo el tiempo quieren presumir sus curvas”, etc.

Las razones de “presumir” pueden ser diversas; compensar una personalidad indiscreta, una baja autoestima, falta de sensibilidad a la carencia del otro o compartir éxitos, logros o ganancias creyendo que todos estarán felices por uno. Por eso, en lo social, acusar a alguien de ser presumido suele ser una crítica o un descalificativo.

Por otro lado, el término no se refiere específicamente a una persona sumisa, tímida, introvertida o reprimida, sino distintos tipos de inseguridades. Quizá alcanzar un cierto nivel económico representa para alguien el logro que pensó que nunca alcanzaría y estar en la posición soñada puede representar una inseguridad en un: ¿pertenezco?, ¿merezco?, ¿conservaré?

En ocasiones se hace por puro gusto y por las reacciones que provoca. “A mí me gusta presumir con mi hermana la ropa que recién me compré solo para que me diga que es linda y con qué otra prenda me luciría más”. Hay algo cándido en ese acto.

En la actualidad, una de las herramientas que más utilizan las personas para presumir es el entorno de redes sociales. Y es que no dudan en usar Facebook o Instagram u otra para vanagloriarse, mediante fotografías y vídeos, de aspectos como su imagen, las vacaciones que disfrutaron, las fiestas a las que fueron o incluso las actividades que realizaron. De esta manera, presumen de tener una vida envidiable, lo que les hace sentir “por encima” de los demás.

Las personas que se sienten a gusto consigo mismo no sólo no presumen de sus logros, sino que suelen ser modestos y restarles importancia una y otra vez.

Sin embargo, es menester recalcar que no somos nadie para juzgar. Hay personas que presumen porque saben que después de mucho trabajo y esfuerzo no hay nada de malo en tener confianza en lo que se hace y cómo se hace. Todos tenemos inseguridades que superar y cada persona es una historia totalmente distinta.

Finalmente, dejo un refrán que encontré en este aspecto y sintetiza lo expuesto: “dime de qué presumes y te diré de qué careces”.

Si te gustó este artículo, ¡compártelo! ¡Gracias!

2 thoughts on “El presumir”