El lema de SAMCRO es: “brains before bullets” (cerebro antes que balas) ¿es posible eso en Charming, USA?

Sons of Anarchy es una serie muy difícil de comentar porque es adictiva, inverosímil, engañadora. Una fábula de vaqueros modernos que abarca espacios de la emocionalidad más intensa, apoyándose en una explotación de las relaciones sociales al límite. Y esto, enmarcado en permanentes juegos de poder.

Es imposible catalogarla de manera binaria y sencilla, es más compleja de lo que permite ese análisis y debe ser la serie más profunda que he visto. Pero por otro lado, hay capítulos enteros en los que cada línea de diálogo es una mentira (lo que termina asqueando a momentos). Es violenta, brutal, vulgar y miserable en sí misma, con ambigüedad moral trepidante junto a un morbo intrínseco (el porno y la prostitución son “lo bueno” en todo esto, porque son legales).

El valor más rescatable es su concepción de cuando fue creada, con una personalidad de obra y no de producto, sobrecargada de mensajes ocultos, moralejas, lecciones y mensajes implícitos. Es como un manifiesto de lo oscuro en un mundillo sin compromiso, abundante de penurias.

Armada como un paquete de desolación, entre medio de mentiras y tiros, coloca instancias maravillosas sobre la mesa, en medio de un mundo rudo donde rige la premisa de que la vida del otro vale menos que la vida de los míos.

En todo ese esquema, parece sorprendente el nivel de secta del club que nos presentan*. De hecho, utilizan las normas como un comodín en la trama. Y es que, la serie no busca universalidad, ni ser accesible. Por el contrario, lo que muestra es la decadencia más pura de la cultura estadounidense. Es una crítica en grito. No desea que te identifiques, sino que seas testigo de esa historia que te cuentan.

Sus grandes perjuicios son una musicalización que no le viene al contenido, es como un anillo que no te cabe en el dedo, con cierres melodramáticos mal logrados, temas pop que no vienen al caso y remakes de clásicos en modo hipster (Ej: Sympathy for the devil, original de los Rolling Stones). Por otro lado, el casting, en general, es demasiado discreto para la alta calidad de la narrativa. En tercer lugar, el lenguaje. Uno supone que es tan básico por ser una serie de la calle, pero aun así el vocabulario es demasiado acotado, como si los personajes no conocieran más palabras**.

Destaco el personaje de Tig, el más auténtico y real a mi parecer***. Y el de Nero, que impresiona por ser un personaje originalmente sabio y congruente sin caer en lugares comunes en ninguna de sus frases. Además está Jax, que no te dice nunca quién es hasta el último capítulo y todo esto, complementado con la excelente actuación de Ron Perlman y Tommy Flanagan. Para cerrar el elenco protagónico, se encuentra Katey Sagal, otrora actriz de comedia, que muy posible con intención, representa esa madre psicótica, inestable (no hace nada coherente), insoportable de bruta, que habla entre susurros como si la culpa dominara su voz y reparte besos como una escort.

El resultado es una serie única, con personalidad y tan imperfecta como es un ser humano.

Spoiler:

* A un expulsado le queman la espalda completa con un soplete industrial para quitarle el tatuaje.

** Jesucristo, dios, dios mío, sweetheart (que significa “cariño”). Esas 4 palabras las deben repetir más de 100 veces cada una por temporada.

*** El dialogo entre Tig y Venus es sublime, lo que significa un amor sin juicios ni etiquetas. No es convencional, pero es puro y verdadero.

Detalles que demuestran un nivel de artesanía superlativo:

El síndrome de la masturbación de Chucky, el sheriff con cáncer que fuma marihuana medicinal, que no haya un solo diálogo de mecánica motoquera (las motos son una excusa, no un propósito), cuando el corrupto agente de la ATF va a hospital, mira a Abel en la cuna y éste se pone a llorar, lo conseguido que está Stahl y su mala cara de arpía por defecto, cuando a Piney, en un momento delicado y crítico lo muestran en primer plano con un cigarro al revés en “la capilla”, hay cameos o roles menores de Stephen King, Danny Trejo, David Hasselhoff, Marilyn Manson y Dave Navarro, la tensión que logra el cura retorcido de Irlanda con el secuestro de Abel es máxima o cuando Clay queda con el mismo aparato médico que Piney (es una paradoja intencional: Yo te dejé así, ahora me toca a mi).

Otro aspecto a mencionar, es cómo botan a la basura el estereotipo añejo respecto a los hombres rudos. Acá lloran en una conversación y se dicen te amo entre amigos mientras se besan en las mejillas.

9/10

Si te gustó este artículo, ¡compártelo! ¡Gracias!

9 thoughts on “El lema de SAMCRO es: “brains before bullets” (cerebro antes que balas) ¿es posible eso en Charming, USA?”

  1. I think every concept you put up in your post is strong and will undoubtedly be implemented. Still, the posts are too brief for inexperienced readers. Would you kindly extend them a little bit from now on? I appreciate the post.

  2. Pingback: Digi Tobi

  3. Pingback: บุญมี สล็อต

  4. Pingback: ayahuasca tea